Algunos trucos que te ayudarán a adelgazar

Adelgazar no es fácil, y por eso en este artículo te vamos a dar algunos trucos muy simples para que el proceso te sea más sencillo, y evites en todo momento pasar hambre y la sensación de ansiedad que provoca.

1

El frigorífico es una fuente de tentaciones. Al abrirlo encontrarás todo tipo de comida que no te conviene si quieres adelgazar, como helados, embutidos, chuletas de cerdo o incluso algún dulce. Para evitar la tentación, sustituye en lo posible  estos alimentos por lechugas, tomates, pollo, y alimentos que se consideran sanos y que son convenientes para la dieta.

Tienes que consumir proteínas. Aunque tu dieta no sea proteica, todos los días tienes que comer por lo menos 300 gramos de proteínas. No engordan y te ayudan a controlar el hambre, ya que no es lo mismo comerse un filete de pescado que una ensalada de lechuga.

Las frutas y las verduras son tus aliadas. Primero, porque te sacian sin apenas aportar calorías en los momentos en que tienes hambre, y segundo porque algunas frutas como la manzana contienen compuestos antigrasa.

¿Te gustan las sopas? Ahora puedes elaborar sopas frías, que ayudan a saciarte y a comer menos en el segundo plato. Si quieres que tenga pocas calorías, le puedes poner un poco de queso fresco, que es casi todo agua. Si además quieres que te sacie, ponle un poco de salvado y tendrás un plato perfecto para perder peso.

Llegados a la hora del postre, ahora en verano puedes comer un helado hecho por ti, barato y sin gastar un solo minuto de tiempo. Puedes coger un yogur desnatado y congelarlo. Si está soso le puedes poner trozos de fruta por encima para acompañarlo.

Por último, el ejercicio es muy importante, pero no hay que ir a un gimnasio para hacerlo. Puedes hacerlo dejando el coche un poco más lejos de casa o del trabajo, y olvidándote de los ascensores por un tiempo.