Cómo elegir una dieta ideal

Buscar el peso ideal arranca desde el preciso instante en que decidimos que vamos a comenzar un régimen. Es cierto, muchas veces, tomar la decisión implica ya tener  ganada la parte más difícil. Ahora bien, una vez que sabemos que necesitamos una dieta ¿cómo elegimos el programa más adecuado para nosotros? Y si, esta es una parte difícil.

Hay gente que prueba dietas mágicas de esas que pretenden perder 15 kilos en dos días y por supuesto se ven frustradas fácilmente. Lo primero que uno debe tener en cuenta es que un régimen es un proceso y es necesario un mínimo de tiempo para ver los resultados, y no estamos de un puñado de semanas, no de una cantidad enorme de meses. Así que, primero, paciencia.

No intentar imposibles

Parece algo obvio, pero una y otra vez hombres y mujeres de todo el mundo intentan abandonar todo cuando les gusta comer en pos de un objetivo. ¿Cuál es el resultado? Un insoportable mal humor.

La búsqueda de una dieta está relacionada con el ideal de cada uno y no con una fórmula universal y mágica.

A la hora de ir a un nutricionista o de comenzar a suprimir comidas altamente calóricas pensemos que es aquello que no podemos dejar de comer, aquello que nos apasiona e ilusiona. Quizá eso pueda ser, en una medida aceptable, un permitido semanal.

Si por ejemplo, todos los días pasábamos por una tienda en busca de un chocolate para llevar al trabajo, no es necesario dejar de hacerlo  completamente, sino que podemos resolverlo reduciendo la cantidad de visitas al tendero a una o dos veces por semana, y en lugar de comprar barras enormes, podemos comprar un pequeño bocadito que pueda saciar nuestras ganas de probar algo dulce.

Lo ideal es combinar

Siempre es necesario combinar la dieta con alguna actividad física. Pero es cierto, no todos tenemos tiempo de ir al gimnasio. Lo ideal es buscar alternativas ¿Qué tal caminar por lo menos 15 cuadras en el regreso del trabajo a casa? No nos tomará mucho tiempo y pondremos nuestro cuerpo en marcha.

Elegir el programa para bajar de peso tiene que ver siempre con nuestra individualidad, aún si podamos llevarlo a cabo acompañados tenemos que focalizar en aquello que nos ayude pero que al mismo tiempo sea posible de llevar adelante.

Cómo bajar de peso siendo vegetariana

Para el imaginario colectivo las personas vegetarianas no sufren de sobrepeso. En la idea construida socialmente acerca de las personas que no comen carne estas son generalmente esbeltas y con una alimentación muy natural. Es cierto, hay muchos estudios que han demostrado que en los vegetarianos aparece de manera bastante inferior el problema del sobrepeso. Sin embargo, el hecho de haber dejado de comer carnes no implica que no aparezcan tentaciones calóricas de lo más poderosas. Y a la hora de hacer una dieta ¿cómo bajar de peso con una dieta vegetariana? ¿Cómo armar una dieta rica en todos los elementos necesarios pero baja en calorías?

Eligiendo bien qué comer

Azúcares, harinas y grasas varias están incluidos en las posibilidades de la mayoría de los vegetarianos. Los llamados ovolactovegetarianos, que son la mayoría de los mismos, son aquellos que no comen carnes pero si los derivados de los animales: queso, huevo, lácteos, etc.

En estos casos es posible hacer algunas pequeñas variaciones que nos permitan bajar esos kilos de más. El primer enemigo al que hay que apuntar es la harina. Los vegetarianos suelen apuntar a los alimentos con harina ante el deseo de comer algo contundente: pizza y pastas. Una buena y sana decisión es cambiar por harina integral. La gran mayoría de los alimentos farináceos están realizados en su versión integral, mucho más apta para estos casos. Lo único que tendremos que hacer es cambiar una por otra a la hora de hacer la compra en el supermercado.

Lo mismo sucede con los lácteos. Dejar lácteos enteros para ir en busca de los descremados. En muchas ocasiones el gusto prácticamente no varía y la diferencia calórica es infinita.

Así, cuando vayamos al supermercado no olvidemos estos consejos, no pensemos que por ser vegetariana la comida es light y con algunos cambios de hábito podemos bajar de peso fácilmente.

Verduras y frutas

No olvidarse de ellas. Aprovechar estos alimentos ricos en nutrientes y bajos en calorías para encarar todas nuestras comidas, incluidas la merienda y el desayuno.

Tener siempre frutas y verduras variadas en casa ayudan tanto al vegetariano  como al que no lo es a perder esos kilos de más que tanto molestan.

¿Cómo ayudo a mi marido a perder peso?

La convivencia es una tarea de todos los días, eso lo sabemos. Vivir con alguien, casarnos con alguien es producto del deseo de compartir y de acompañarse y dentro de estas premisas puede aparecer el deseo de uno de los dos por bajar de peso.

Puede suceder que en cierto momento de la vida nos toque vivir como esposas  un período en el que nuestro príncipe azul ahora haya decidido abandonar un poco sus cuidados y gane  algo de barriga. Entonces,  ¿Cómo ayudamos a un marido a bajar de peso?

Honestidad pero sin maldad

Si notamos que nuestra pareja está un tanto excedida de peso pero no encuentra la constancia para mantener una dieta abrir el diálogo y hacerle notar que no solo por estética, sino fundamentalmente por una cuestión de salud, lo ideal es mantener un peso saludable. Esto no quiere decir que vamos a gritarle abiertamente “¡GORDO!” sino que es también parte de la vida en conjunto que este tipo de compromisos deben barajarse con la delicadeza, cuidado y amor.

Entonces el primer paso es el diálogo, el planteo, ayudar al otro a entender que es necesario comenzar una dieta  saludable.

Acompañar es la clave

Es cierto, nadie va a hacer una dieta estricta por el simple hecho de que su pareja deba hacerla. No hay razón para comer menos o de manera diferente en estos casos. Sin embargo, no es de gran ayuda comer grandes porciones de comidas calóricas frente a una persona que está comenzando a ordenar su régimen alimenticio.

No se trata de comer chocolates a escondidas, sino de intentar no tentar al otro, ayudar también desde la actitud. Podemos cocinar platos sabrosos pero de pocas calorías, aprovechando para poner en práctica todas aquellas recetas con verduras de las cuales nos hablaron alguna vez.

Colaborar para que la mesa sea variada y no todos los días haya lo mismo, buscar alternativas, incluso diferentes colores en los alimentos es de gran ayuda.

Lo más importante a la hora de pensar cómo ayudar a nuestro marido a perder peso es acompañar intentando de que el otro no sienta que es un castigo o un esfuerzo sin razón, sino que es un régimen necesario para proteger nuestra salud y con el objetivo claro de bajar algunos kilos.

Cómo bajar de peso rápidamente

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=beXmdx_t90s]

Debido a la infinidad de productos dietéticos en las estanterías de las tiendas y en los anuncios de televisión, la gente se olvida que la forma más eficaz de perder peso es simplemente hacer ejercicio y comer de forma saludable. Sin embargo, los productos dietéticos naturales, como el té verde y el suero de leche, pueden ayudar a una persona llegar a su peso ideal.

El suero es un ingrediente lácteo compuesto por proteínas, lactosa, grasa y minerales. La proteína es su componente más conocido y ésta se compone a su vez de fracciones protéicas más pequeñas como la beta-lactoglobulina, alfa-lactoalbúmina, inmunoglobulinas, glicomacropéptido, albúmina de suero bovino y péptidos de menor importancia como lactoperoxidasa, lisozima y lactoferrina. Algunas de estas sub-fracciones se encuentran sólo en pequeñas cantidades (menos del 1% por lo general) de la leche de vaca.

Los beneficios del suero de leche se conocen desde hace siglos. De hecho, en Florencia, Italia, se decía que si deseabas una vida saludable y activa, bebieras suero lácteo y cenaras temprano.

Suero de leche para bajar de peso

Muchos estudios concluyen que el suero desempeña un papel significativo en la reducción de peso. Los resultados de estos estudios son tan asombrosos que el suero se ha convertido en un suplemento adecuado para bajar de peso.

El suero tiene efectos únicos en la ingesta de alimentos. Consumir suero de leche antes del ejercicio físico te ayudará a conservar la masa corporal magra y a evitar la pérdida de músculo. Del mismo modo, el suero de leche ayuda a quemar grasas durante el ejercicio. Si incluyes el suero de leche en tu dieta, podrás aumentar tu masa muscular y disminuir tu grasa corporal. Todo esto se debe a que el suero de leche proporciona con rapidez aminoácidos a tu cuerpo durante el ejercicio.

No sólo eso: también mejora la regulación de azúcar en la sangre; otro factor muy importante para el control del apetito y del metabolismo.

Los beneficios del té verde

El té verde es famoso por sus beneficios medicinales. La mayoría de los países asiáticos lo consumen a diario y otros lugares del mundo están siguiendo su ejemplo. Además de sus conocidas ventajas, el té verde también puede ayudar a una persona reducir su peso.

Beber té verde es una forma segura de deshacerse de esos kilos de más. A diferencia de otros productos a base de hierbas, el té verde no aumenta la frecuencia cardíaca ni la presión arterial.

Té VerdeEn cambio, el té verde contiene altas concentraciones de polifenoles, que trabajan con otras sustancias para intensificar la termogénesis. Gracias a esto, aumenta el calor de nuestro cuerpo para quemar combustibles como la grasa. Además, el té verde produce la liberación de hidratos de carbono que frenan e impiden fuertes aumentos de insulina en la sangre.

Una taza de té verde al día, o un té suplementario, puede ayudar a quemar 78 calorías extra al día. Imagínate si bebes más de una taza al día. No sólo eso; el té verde controla la leptina, que es una proteína producida por las grasas y que desempeña un papel vital en la forma en la que el cuerpo almacena la grasa. Un nivel más bajo de leptina disminuirá el apetito de una persona y la ayudará a comer con moderación.

El té verde es una herramienta de la pérdida de peso segura y efectiva.

Consejos para bajar de peso que te ayudarán a adelgazar con rapidez

Hay algunos consejos muy básicos para bajar de peso que pueden ayudarte a adelgazar más rápido. Si sigues estrictamente estos sencillos pasos, puede que ni siquiera tengas que optar por empezar una dieta para adelgazar.

Evita consumir alimentos procesados

Los alimentos procesados contienen todo tipo de desastres dietéticos que puedas imaginarte: exceso de azúcares, de grasas, de sales y muchos otros elementos que ponen en peligro tu salud. Desecha los alimentos blancos de tu despensa: las pastas, el arroz, el pan, etc. También debes evitar el uso de carbohidratos refinados. Si lo deseas, consume las versiones integrales de estos alimentos, pero nunca en exceso. Presta más atención a los alimentos crudos como verduras, legumbres, frutas y frutos con cáscara, sin olvidar comer también algunas comidas recién preparadas.

No tengas una lista de alimentos prohibidos

Cuando creas una lista de productos prohibidos, lo más normal es que desarrolles antojos por estos mismos alimentos. Es una tendencia humana. Por lo tanto, si quieres detener estos antojos, disfruta de estos productos (chocolate, vino, etc.), pero en una cantidad muy inferior.

Sé activa y disfruta del ejercicio físico

Muchas personas se quejan del mal hábito que tienen de comer tentempiés poco saludables o comida basura cuando no tienen nada más que hacer. Por lo tanto, necesitas ser activa y distraerte con algunas actividades físicas. Estas actividades no dejarán que te aburras y que empieces a echarle mano a la comida que arruinará tu cuerpo. Además, la actividad física te ayudará a quemar calorías y a mantener tu metabolismo a tope.

Trata de alcanzar objetivos a corto plazo en vez de centrarte sólo en un objetivo a largo plazo

La mayoría de las personas renuncian a su determinación de perder peso a mitad de camino debido a que “es imposible bajar tanto de peso”. Centrarse en objetivos a largo plazo no es un buen consejo cuando se trata de perder peso. Por lo tanto, tienes que “desmenuzar” tu meta principal en varias metas a corto plazo para facilitarte el camino. También puedes aprovechar para recompensarte cada vez que logres una de estas metas a corto plazo. Esto insuflará un nuevo aliento vital a tu determinación de adelgazar.

No olvides beber agua

Debes entender la importancia del agua para mantenerte delgada y en una buena condición física, así que es recomendable que bebas por lo menos 8 vasos de agua al día, mucho mejor si es agua natural y sin saborizantes, porque éstos contienen algunas calorías ocultas.

Lleva un diario de alimentos

Un diario de alimentos es una buena manera de rastrear tus hábitos alimentarios. También será útil para calcular el consumo total de calorías en un período de tiempo determinado. Si vez que tu régimen no es eficaz, podrás modificarlo en cualquier momento consultando tu diario de alimentos. Mantener un diario de alimentos es uno de los mejores consejos para perder peso.

¿Cómo alcanzar un peso saludable?

¿Es lo mismo estar delgado que estar saludable? Mantener un peso saludable está ligado sin duda a evitar el sobrepeso pero no todas las dietas son saludables y no todas las maneras de perder peso son buenas para la salud.

Una alternativa completa y saludable es la de incorporar ejercicios de gimnasia a nuestro régimen diario. Así como organizar las comidas da buenos resultados, acompañar la dieta con un entrenamiento regular no solo ayuda a la pérdida de peso sino además al estado físico saludable. Con algunos ejercicios se puede mantener firmes las partes claves del cuerpo que tienen a “aflojarse”.

En casa como en el gimnasio

Es cierto, a veces anotarse en el gimnasio y comprometerse a pagar una cuota y a salir de la casa todos los días es algo que se torna imposible con los escasos tiempos que quedan entre el trabajo, el estudio y las innumerables tareas que se deben llevar a cabo. Sin embargo, con tan solo unos minutos al día que le dediquemos a nuestro cuerpo podemos llegar a ese tan deseado peso saludable que nos ayudara no solo a vernos bien, sino a sentirnos de tal manera.

Para aquellos que tienen una bicicleta fija en la casa una buena alternativa es levantarnos de la cama media hora antes (es menos terrible de lo que parece) y pedalear un buen rato antes de bañarse y salir a trabajar.  Es un ejercicio saludable y bastante completo que pone en acción el cuerpo entero fortaleciendo músculos y quemando calorías.

Si la alternativa son una serie de ejercicios aeróbicos es necesario tener en cuenta un breve calentamiento previo, estirar los músculos antes de ponerlos en acción. Algunas series de abdominales, sentadillas profundas y trabajo con algo de peso se convierten en una combinación ideal.

Cuidando nuestro cuerpo

Entender que un cuerpo sano no es solo un cuerpo delgado es importante para afrontar estos ejercicios. Para comenzar un entrenamiento regular  es necesario consultar con un especialista que pueda apuntarnos cuales son los mejores ejercicios para nuestro objetivo. Lograr un peso saludable es posible siempre y cuando se tome la iniciativa y se tenga la predisposición de disponer de algunos minutos por día, vale la pena intentarlo.