no_poo

Método no poo, o cómo lavarse el cabello sin champú

A veces es muy difícil determinar qué tipo de champú va bien con tu cabello, qué marca es la mejor y qué necesitas para que se vea perfecto. La verdad es que puede ser algo que lleve mucho gasto de dinero y tiempo porque puede costar demasiado conseguir uno que por fin de los resultados que quieres.

A pesar de que consigas uno que sea “bueno”, el champú es muy dañino para el cabello, a pesar de que crea algo completamente distinto. ¿La razón? Es porque es un detergente, abrasivo y agresivo, que hará que acabe con todos los aceites naturales del cuero cabelludo, que son necesarios para tener un cabello sano.

Es posible que te hayas conseguido con problemas como que tienes el cabello muy seco, o lleno de algún tipo de caspa o similares. En mi caso tengo el cuero cabelludo tan seco que siempre tengo caspa, lo que es muy molesto y vergonzoso. Así que he optado por seguir el método no poo, que consiste en dejar de usar champú completamente, lo que te podría sonar como un poco sucio, pero no te preocupes, hay otras soluciones para limpiar tu pelo.

metodo no poo

El círculo vicioso del champú

El champú es tan agresivo que cuando lo usas solo sientes que el cabello queda como paja. Es por esto que se inventó el acondicionador, algo que debes usar si quieres que el pelo esté brillante y suave.

El problema con el acondicionador, además de que es más gasto de dinero constante, es que aunque pareciera que tienes el cabello hermoso y perfecto, está hecho con químicos y otros productos que tu cuero cabelludo y pelo no pueden absorber. Es por esto que cuando tienes unos 3 o 4 días sin lavarlo, te das cuenta que el cabello está demasiado grasoso y necesita otra aplicación de champú lo que crea el círculo vicioso que te hace dependiente de ambos productos.

¿Y entonces que uso?

Antes de que el champú se inventara, las personas tenían que lavarse de alguna manera. Hoy en día hay varias formas de mantener el cabello limpio sin hacerle daño. Veamos qué opciones tienes.

  • Sólo agua. Es la forma más simple y no tienes que hacer nada del otro mundo, además que no costará mucho tampoco. La idea es usar agua tibia para masajear el cuero cabelludo y así dejarlo bien limpio. Esto debes hacerlo regularmente para que funcione. Es posible que al principio veas que no pasa nada, pero con unas semanas notarás que tu cuero cabelludo está normal. Es importante saber que este método no es bueno para personas con el cabello grasoso.
  • Sólo bicarbonato de sodio. Si tienes el cabello muy grasoso toma una cucharada de bicarbonato de sodio y diluye en una taza de agua. Aplica para una lavada como si estuvieses lavando con champú, con una única diferencia donde no habrá espuma. Esto lo puedes hacer cada 3 o 4 días. Si notas que te deja el cabello muy seco, usa el método siguiente.
  • Bicarbonato y vinagre de manzana. Haz el mismo método de arriba pero usando el vinagre como un acondicionador o un humectante natural. Si tu cabello se vuelve demasiado seco por la aplicación del bicarbonato, entonces usa el vinagre. Esta combinación es buena para cualquier tipo de cabello.

Publicado por

Renata Franco

Vivo con el Joker y un gato llamado Vampiro y otra bebé kitty llamada Nana. Trabajo de blogger a tiempo completo. Quisiera que me pagaran por cocinar y ver series. Amo la buena música y todos los días me vuelvo más misántropa. Puedes seguirme en mi Twitter, agregarme a Facebook o a Google. Visita mi blog.