Cómo lograr una cintura perfecta identificando el tipo de abdomen

Nos queremos olvidar de esa pancita que nos sobra y no hemos podido rebajar con nada, sobretodo cuando nos ponemos los bañadores para disfrutar de un día soleado tranquilamente. El famoso entrenador de modelos y gurú del cuerpo James Duigan afirma que no hay un método de “talla única” para conseguir una cintura perfecta, esto se logra identificando el tipo de abdomen. El clasifica 5 tipos de abdomen clave, los cuales requieren diferentes dietas y entrenamientos para alcanzar el éxito.

Abdomen rueda de repuesto

abdomen 1

Las personas con este tipo de abdomen posiblemente también acumulen grasa en piernas y caderas, son sedentarias (hacen poco ejercicio), tal vez sea por su tipo de trabajo que los mantiene sentados frente al escritorio y no tienen tiempo de comer saludable. Se inclinan por los alimentos con mucha azúcar y carbohidratos refinados como galletas, pasteles y pan blanco, o consumen pasta y arroz en grandes cantidades. Pero no desmayes, según Duigan este tipo de abdomen es el más fácil de rebajar.

Plan de cambio de imagen

Reduce el consumo el alcohol. El alcohol tiene muchas calorías, es una bomba de azúcar que se va directo a la cintura e impide la quema de cualquier otra materia grasa mientras se procesa. Puedes beber pocas copas esporádicamente, pero recuerda que vientre plano y alcohol no van de la mano.

Dos semanas después de bajar el consumo de alcohol cambiamos la dieta con alimentos frescos no procesados como, los huevos, el pescado, la carne y verduras orgánicas. No tengas miedo de comer grasas buenas como el aguacate, las nueces y el pescado azul, estos estimulan el metabolismo para quemar grasas.

“El ejercicio es la clave para ayudar a este tipo de abdomen”, afirma Duigan. Simplemente da largos paseos, haciendo estocadas, sentadillas en el hogar o una clase de yoga será beneficioso. No necesitas un gimnasio.

Abdomen de estrés

abdomen 2

Las personas con esta cintura son perfeccionistas y susceptibles a las condiciones digestivas como el síndrome del intestino irritable, que puede causar hinchazón. “Son fáciles de detectar, ya que la grasa se acumula desde la parte delantera de la cintura hasta la zona umbilical y es dura al tacto”, explica James. Cuando estamos estresados, producimos cortisol, una hormona que estimula al cuerpo a aferrarse a la grasa alrededor del estómago.

Plan de cambio de imagen

Acostarse temprano. Las mujeres estresadas generalmente duermen mal interrumpiendo la producción de leptina, hormona que ayuda a regular el apetito y el metabolismo. Por eso comemos más cuando estamos cansadas, ansiamos alimentos azucarados, depositando grasa para generar energía instantánea.

El magnesio es un mineral que ayuda a calmar un vientre estresado. James aconseja comer muchos alimentos ricos en magnesio, como las verduras de hoja verde, las nueces de Brasil y las semillas.

No realices “cardio excesivo porque aumenta los niveles de cortisol”, dice James. En cambio yoga, caminatas y trabajo de resistencia con pesas es ideal para esculpir la figura y aumentar la fuerza, mientras que calma al sistema. Una estrategia de relajación es la respiración profunda, la meditación y baños largos antes de acostarse, para fomentar una buena noche de sueño y limitar el consumo de café a no más de dos tazas al día.

Abdomen pequeño y bajo

abdomen3

Las mujeres con este tipo de vientre generalmente son madres muy ocupadas o personas con carreras exigentes, tal vez realicen algo de ejercicio y dietas pero no correctamente. El conocido entrenador afirma que hacer abdominales excesivos y el uso de elementos de gimnasia rebuscadas como ab rodillos, pueden provocar que los músculos del abdomen sobresalgan haciendo que el vientre se vea abultado.

Plan de cambio de imagen

En cuanto a la nutrición la clave esta en la fibra, esencial para mejorar las condiciones digestivas como la inflamación, la hinchazón y el estreñimiento, que puede hacer ver la barriga más grande. Vegetales de hoja verde y granos integrales son buenas fuentes naturales de fibra.

Es un error común pensar que el uso de pesas pone a las mujeres muy musculosas, tendrías que realizar muchísimas y con mucho peso. El uso de pesas quema grandes cantidades de grasa en un corto espacio de tiempo, así que trata de combinarlas con circuitos (repeticiones de ejercicios) como sentadillas o estocadas que trabajan varios músculos.

Abdomen de embarazada

abdomen 4

Las mujeres con estos estómagos por lo general han dado a luz en los últimos años, y al ser una madre típica, tienen poco tiempo para sí mismas. “Después del parto, el útero se cae y es mucho más pesado de lo que era antes del embarazo…Se necesitan al menos seis semanas para volver a su tamaño normal, así que no se te ocurra tratar de conseguir un estómago plano hasta después de entonces” comenta el gurú.

Plan de cambio de imagen

Comienza tomando suplementos de aceite de pescado (1,000 mg) todos los días, recuerda que las grasas buenas reducen las malas. Además debes consumir las grasas buenas que se encuentran en los frutos secos, aceites y aceitunas. No sólo ayudan a quemar grasa y absorber las vitaminas de los alimentos de manera eficaz, sino que también ayudan a combatir el cansancio.

Ejercicios del suelo pélvico (conocidos como ejercicios de Kegel) actúan como un corsé natural para cuerpo, aplanan el abdomen desde adentro hacia afuera. Aprieta los músculos del piso pélvico 15-20 veces, en cinco sesiones al día. Manténte alejada de los abdominales, para que los músculos puedan recuperarse.

Abdomen hinchado

abdomen5

Los estómagos hinchados pueden ser planos en la mañana pero durante el día con el gas o indigestión crecen. Afecta tanto a mujeres delgadas y con sobrepeso. Casi siempre es causada por la intolerancia a los alimentos y las alergias, o los intestinos perezosos, como resultado de una mala alimentación.

Plan de cambio de imagen

Las intolerancias más comunes son el trigo y el gluten (pan, pasta, pasteles, pizzas, tartas y cereales), el alcohol, la levadura (en muffins, cerveza y pasteles) y los productos lácteos elaborados (queso, leche, mantequilla). El gluten en particular puede inflamar el intestino y hace que el estómago se vea más grande. Trata de eliminar los principales culpables como el gluten durante quince días para ver si tu distensión abdominal reduce, o se agrava cuando se reintroducen alimentos. recuerda centrarte en una dieta con muchas verduras frescas, carne, pollo y pescado.

El abdomen hinchado también puede ser un signo de la flora intestinal desequilibrada. Así que para conseguir una barriga plana, realmente necesitas repoblarla con bacterias amistosas. Suplementos prebióticos y probióticos son la manera más simple, las fuentes naturales son crema agria, un poco de frutas y verduras que incluye la col rizada, el ajo y la cebolla. Un intestino sano significa un vientre plano.