Cómo prevenir las várices en las piernas

Es común escuchar de algún familiar, amiga o compañera de trabajo quejarse de pesadez, picor o cansancio en las piernas, acompañado de algunas “arañitas” que comienzan a salir en cualquier parte de las extremidades inferiores. Las varices, también conocidas como insuficiencia venosa periférica, son dilataciones de las venas que por diversas razones, no cumplen correctamente su función de llevar la sangre de retorno al corazón y por lo tanto, la sangre se acumula en ellas, y se dilatan. A parte de afectarnos estéticamente (preocupación por no poder lucir unas piernas perfectas en la playa o en verano), causan molestias y si no se tratan pueden aparecer inflamaciones, hemorragias e infecciones. Tomemos en cuenta los siguientes consejos para prevenir las várices en las piernas y evitar males mayores, especialmente si tenemos antecedentes familiares.

¿Qué debo hacer para prevenir las várices?

Cambia de posición

Necesitamos estar en movimiento para que pueda circular la sangre en todo el cuerpo y fluya con facilidad hasta las extremidades. A veces por el trabajo es difícil no permanecer muchas horas sentada o parada, pero se debe hacer un esfuerzo. Si tienes que pasar muchas horas sentada, trata de tomar algunos paseos cortos o poner las piernas en alto, cuando sea posible. Si debes estar parada, trata de no quedarte en un solo sitio sin moverte o poner de puntillas unos segundos el pie derecho y luego el izquierdo para que descansen.

A ejercitarse

La movilización de los músculos de las piernas ayuda a impulsar la sangre hacia el corazón, evitando que se acumule y pueda dilatar las venas. Realiza paseos de 20 minutos todos los días, también es recomendable bajar y subir escaleras, o pasear en bicicleta.

Hidrata la piel

 Cómo prevenir las várices 2

La piel con mala circulación tiende a resecarse. Hidrata tus piernas con suaves masajes ascendentes, acostada con las piernas hacia arriba, desde los pies hasta la base de los muslos. Puedes utilizar cremas que contengan arnica o aceite de ricino o castor.

Cambio de ropa y zapatos

Las prendas ajustadas y o calzado muy plano o de tacón muy alto, dificulta el retorno venoso. Mejor usa zapatos amplios y cómodos, con un tacón de entre 3 y 5 cm.

Cuida tu alimentación

Consumir abundante agua, tener una dieta sana rica en verduras, frutas y cereales, favorece el movimiento intestinal, evitando el estreñimiento y el sobrepeso que favorece la aparición de várices.